¿Has visto el vídeo que acompaña esta entrada? ¡Empieza por ahí! Si ya lo has contemplado, estoy convencido de que estarás totalmente de acuerdo con el mensaje del mismo. Esto es, del poder que tienen las palabras en lo que nos decimos a nosotros mismos y a los demás. Algo parecido sucede con la creatividad. Si uno piensa que no es creativo, probablemente tenga razón.

De hecho, la manera en que nuestra mente suele funcionar representa un serio impedimento para conectar con el mundo creativo. Estamos acostumbrados a utilizar la lógica, la racionalidad, a pensar en términos de ideas encadenadas donde un pensamiento sigue a otro, a utilizar palabras para nombrar, describir y definir. Y así es como nos enseñan a pensar (y pensamos) prácticamente desde que nacemos.

Este tipo de pensamiento (vinculado en exclusiva a una parte concreta del cerebro: el hemisferio izquierdo) no tiene nada de malo en sí mismo.  Pero cuanto más utilizamos esta parte del cerebro y esta manera de pensar más se convierte en forma de pensar dominante. Y necesariamente esto conduce a una infravaloración de las (enormes) potencialidades del hemisferio derecho. Algo que hoy en día continúa, desafortunadamente, vigente en los procesos educativos de nuestros hijos. Y, claro, todo ello nos aleja del pensamiento creativo.

¿Qué hacer entonces? Proponemos algo similar a lo que se señala al finalizar el vídeo en relación a las palabras. Allí dicen: si cambiamos nuestras palabras, también cambiamos nuestro mundo.

Al hablar de creatividad, la propuesta es equivalente: si logramos engañar al cerebro y desconectar del hemisferio izquierdo nos acercaremos más a otros tipos de pensamiento (conectados a la otra parte del cerebro: el hemisferio derecho) y, por tanto, más a la creatividad.

Una de las claves para ser creativo consiste, por tanto, en engañar al cerebro. Ése es precisamente el propósito de muchas de las técnicas denominadas creativas.

Si estás interesado en saber más sobre ellas, pásate por este blog. En próximas entradas, revisaremos algunas de ellas. 

— Manuel Ferrández

Esta entrada ha sido escrita por Manuel Ferrández, coach y autor del blog Creatividad e Innovación