"No esperes a que te toque el turno de hablar: escucha de veras y serás diferente."

— Charles Chaplin

 

Cuando estás hablando y te interrumpen ¿Cómo te sientes? ¿Eres capaz de repetir las tres últimas frases que te han dicho hoy?

Pues resulta que uno de los 5 sentidos que vienen en el paquete estándar de los humanos es el del oído, lo utilizamos para oír (cuando nos requiere poca atención) o escuchar (cuando nos requiere más atención). Normalmente interrumpimos las conversaciones, nos fijamos en las personas que pasan a nuestro alrededor, incluso hay veces que llegamos a conversar con nosotros mismos para preparar la contestación que vamos dar.

Esto demuestra lo fácil que es mantener una conversación y lo difícil que es estar completamente presente y consciente demostrando escucha activa. Admiro a las personas que tienen esta capacidad, es una de las fortalezas que produce mejores resultados y una competencia de un buen coach.

 

Si te interesa desarrollar la escucha activa pon a prueba los siguientes 5 puntos:

  1. Evita interrumpir a la persona que está hablando. Si es necesario prueba a morderte la lengua.
  2. Responde utilizando las mismas palabras que la otra persona ha usado. Así crearás un ambiente de buen entendimiento.
  3. Sorprende de vez en cuando respondiendo con una pregunta que demuestre interés por lo que te cuentan. “¿Cómo lo hiciste?” ”¿Cómo te sentiste?”
  4. Ponte en la situación de la otra persona para entender su punto de vista. Es hora de salir de nuestra zona de confort para entender por qué los demás dicen lo que dicen.
  5. Mantén el contacto con los ojos de la otra persona. Aunque pase Angelina Jolie con Brad Pitt mantén la mirada, así demuestras que para ti la persona y la conversación son importantes.

¿Luego nos cuentas cómo te ha ido? ¿Algún otro punto que te haya funcionado?

— Enrique Gonzalo